Seguidores

sábado, 23 de mayo de 2009

EL PATITO COMILÓN

El patito comilón

O juguetón. Lo cierto es que andaba liado con una pequeña rama y no paraba de cogerla y dejarla con su pico.

La escena me pareción entrañable y decidí disparar para "inmortalizarla".

6 comentarios:

haideé dijo...

Me encanta quedarme abstraida o en semi abstracción al contemplar a los animales en sus evoluciones, son tan aleccionadores... y me siento tan bien, bueno, en ocasiones hasta me enfrentan a mis propias creencias, que utilizo para evolucionar :)
Gracias a ti, me encanta poder encontrar a personas que sientan que la vida es otra cosa, que es la conexión con la naturaleza lo que nos puede ayudar a vivir y conservar este planeta...
Mucho antes de los americanos ya había seres espiritualmente evolucionados que sabían y hablan al respecto. TAnto como cinco siglos antes de Cristo, y mucho antes Lao-Tse...
¿No estaría formando un nido?
Me parece que ya has visto que este blog lo enlacé, el otro, bueno, seré buena y lo enlazaré también :))
Cordiales saludos :)

Mª Angeles y Jose dijo...

Esta gordito!!
Bonita composicion y el patito parece que disimula ante la camara, jejeje.
Bien cojido el momento.
Saludos.

Jota Ele dijo...

Gracias, Haideé por enlazar mis blogs con los tuyos.

Yo también me quedo extasiado con los animales. ¡Tenemos tanto que aprender de ellos! Este pato gordinflón jugaba con la rama y no, no estaba haciendo nido. La verdad es que, después de estar un rato contemplándole, no supe cuál era la razón. Quizás simplemente jugaba.

Saludos cordiales.

Jota Ele dijo...

¿Que si está gordito? Debe ser un "zampabollos" porque está orondo de verdad y os puedo prometer que la foto no está distorsionada. Así era el barrigudo de él.

Muchas gracias por pasar y comentar, María Ángeles y José.

Saludos.

Sara dijo...

Que bonita es...que bonita! el patito si que es entrañable si....mereció la pena inmortalizarla, está prestosisimo...
Un abrazote

Jota Ele dijo...

Sí que mereció la pena la fotografía, Sara.

Este gordinflón entrañable, no paraba de jugar con la rama. Por eso decidí "inmortalizarle", como tu dices.

Un abrazo.